Buscar

Vivencias que sólo se aprenden en prácticas

Casos curiosos y extraños que vale la pena compartir

Las primeras impresiones no lo son todo

Antes de empezar las prácticas, siempre tuve la idea de que mientras tuvieses un trabajo, realmente no importaba si te gustaba o no, pero tras estos meses de prácticas me he dado cuenta de que estaba completamente equivocada. Es muy importante sentirse a gusto, no sólo con lo que haces, sino también con las personas que te rodean.

Seguir leyendo “Las primeras impresiones no lo son todo”

No pierdas la cabeza por nadie

Hoy les vengo a hablar de una técnica que practiqué en el Instituto de Medicina y que me gustaría compartir con todos ustedes; se trata del día que pude realizar una apertura craneal.

Seguir leyendo “No pierdas la cabeza por nadie”

En esta vida hay que hacer de todo

Las primeras semanas que pasé en el laboratorio fueron algo frustrantes para mí, ya que como todavía no me conocían ni sabían cómo trabajaba, me dejaban a cargo de tareas fáciles como colocar etiquetas en los portaobjetos, validar los casos, llevar las bandejas a los patólogos…

Seguir leyendo “En esta vida hay que hacer de todo”

¡Al abordaje!

Los forenses casi siempre andaban muy liados, ya que cuando no tenían que estar abajo haciendo autopsias, se pasaban el día arriba en los despachos atendiendo a pacientes o en juicios, por lo que cuando tenían un día lo suficientemente tranquilo, intentaban enseñarnos cosas nuevas; técnicas y otros métodos pocos usuales en las autopsias.

Seguir leyendo “¡Al abordaje!”

Barriga llena, corazón contento

Las tardes que pasé con mi tutor repasando todas las autopsias en los últimos seis meses para hacer la estadística de suicidios que apoyase la teoría de la Luna Llena (si sientes curiosidad, el link de esa entrada está aquí), también nos sirvió para hacer un balance de las causas naturales de fallecimiento más frecuentes.

Seguir leyendo “Barriga llena, corazón contento”

¡Siempre con protección!

Frases como “¿no tienes bata? Vete a ver si alguien te puede prestar una o no entras al laboratorio” eran el día a día en las clases prácticas  del laboratorio. Y aunque muchas veces no era necesario usarlas, pues no trabajábamos con productos dañinos, nos servía como entrenamiento para lo que vendría después.

Seguir leyendo “¡Siempre con protección!”

¡Corre como el viento Perdigón!

La primera vez que escuché la palabra intraoperatoria fue cuando en la asignatura de Procesos dimos el tema de “Procesos básicos de tejidos: microtomía”. En él nuestra profesora nos explicaba los distintos tipos de microtomos que existen y nos paramos a hablar del criostato.

Seguir leyendo “¡Corre como el viento Perdigón!”

La maldición de la Luna Llena

“Cuando hay luna llena, suelen llegarnos más casos de suicidios que el resto de los días”. Cuando nuestro superior nos comentó eso, al principio nos lo tomamos como una broma de las suyas, pero al ver que a un día de haber luna llena, la señora que teníamos en la mesa de autopsias era la tercera en suicidarse en dos días, empezamos a tomárnoslo en serio. Tanto ella como uno de los dos del día anterior, se habían ahorcado.

Seguir leyendo “La maldición de la Luna Llena”

Mmm… ¡Proteínas!

Cuando le conté a familiares y amigos de qué trataba este ciclo y cómo iban a hacer las prácticas, la respuesta de la mayoría de ellos fue un “te pega” y es que desde pequeña se veía por dónde iban los tiros; era -y sigo siendo- una aficionada a todas las series que tuviesen que ver con asesinatos. Ya fuese Detective Conan cuando era una cría, o CSI (cualquiera de las versiones), Bones, Navy, Mentes Criminales…

Seguir leyendo “Mmm… ¡Proteínas!”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑